Saltar al menú principal
Saltar al contenido

Selección de obras de los comisarios

La traducción del indio de los tres Diálogos de Amor, hecha de italiano en español por Garcilaso Inga de la Vega…

La traducción del indio de los tres Diálogos de AmorLeón Hebreo

Madrid: en casa de Pedro Madrigal, 1590

BNE U/396
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De soldado a estudioso: este cambio de estado, que confiesa el propio Inca Garcilaso, lo achaca el escritor mestizo no a otra cosa sino a la laboriosa tarea de verter al castellano un complicado compendio de filosofía neoplatónica, los Dialoghi d’ amore de un judío portugués llamado Judah Abarbanel o León Hebreo. En el prólogo a la particular Traduzión del indio de este éxito de ventas de la época, Garcilaso insiste en el arranque de valor que implica que un antártico traduzca de una lengua ajena en otra que tampoco es la materna: audacia –sostiene– mayor incluso que la que requieren las armas.

Del título de partida, el inventario de 1616 consigna al menos tres ejemplares, uno de ellos en francés y dos más sin lengua específica, lo que permite pensar en la conciencia traductológica, plenamente moderna, que el Inca profesa, al hacerse con variantes idiomáticas del mismo título, probablemente para la consulta comparada de soluciones a pasajes difíciles. De hecho, Mazzotti encuentra numerosas semejanzas con la versión latina que realiza Saraceno –objeto directo de la censura inquisitorial según Soria—, lo que le lleva a creer que el original en italiano de 1535 no puede considerarse fuente única para esta labor de traducción del Inca.

A eso cabe añadir la ayuda que recaba –y que consigna en el prólogo– de jesuitas, agustinos, teólogos y eruditos, porque traducir para él requiere la comprensión previa del texto y supone el primer paso en la interpretación hermenéutica del mismo.