Saltar al menú principal
Saltar al contenido

La Universidad de Oviedo desvela que la leyenda de la Cruz de la Victoria surgió en el siglo XII

27/03/2017
Corpus pelagianum

Una investigación de la Universidad de Oviedo sitúa cuatro siglos antes de lo que se pensaba el inicio de la tradición de que Pelayo enarboló la Cruz de la Victoria en la batalla de Covadonga. Así lo demuestra un manuscrito que forma parte del llamado Corpus pelagianum y que se conserva en la Biblioteca Nacional de España.

Raquel Alonso, profesora titular del Departamento de Historia del Arte y Musicología de la Universidad de Oviedo, ha localizado en dicho manuscrito del siglo XIV, copia de un códice del siglo XII, una representación de la Cruz de la Victoria enarbolada por Pelayo.

La Cruz fue donada a la Catedral de Oviedo por Alfonso III el Magno, en el año 908, como objeto destinado a la liturgia, y solo con el paso del tiempo, a medida que los reyes y la iglesia asturiana lo necesitaron, nació la leyenda de que el rey Pelayo la enarboló en la batalla de Covadonga. Esto se desprende de la investigación, publicada en la revista Journal of Medieval Iberian Studies, que ha arrojado luz sobre esta joya de la Cámara Santa de la catedral ovetense. El nuevo estudio adelanta su surgimiento hasta el XII, cuando se habría iniciado como reivindicación de la importancia de la sede episcopal asturiana ante el intento de arzobispados como el de Toledo, recién liberados en la Reconquista y con afán de expansión, de integrarla bajo su dominio.
 

Información relacionada