Saltar al menú principal
Saltar al contenido

Juan Rulfo: narrador del tiempo y de la muerte

12/05/2017
Anónimo. Juan Rulfo en la Ciudad Universitaria, ca. 1956. Archivo de la Fundación Juan Rulfo.

Anónimo. Juan Rulfo en la Ciudad Universitaria, ca. 1956. Archivo de la Fundación Juan Rulfo.

El 16 de mayo tendrá lugar en la Biblioteca Nacional de España la conferencia Juan Rulfo: narrador del tiempo y de la muerte con motivo del centenario del nacimiento del escritor mexicano (1917-1986).

La Biblioteca Nacional, en colaboración con la Fundación Juan Rulfo, la Casa de América, la Universidad Autónoma de Madrid (Facultad de Filosofía y Letras) y la Fundación Ortega y Gasset-Gregorio Marañón, rinde así homenaje al escritor con un acto a cargo de Jorge Edwards y presentado por el novelista peruano Jorge Eduardo Benavides.

Jorge Edwards, escritor chileno, Premio Miguel de Cervantes 1999 y uno de los narradores más importantes de la literatura en español, analizará algunas de las claves fundamentales de la literatura de Juan Rulfo, como acto central de la conmemoración del centenario del autor de Pedro Páramo. En su exposición abordará dos de las obsesiones más características de su obra: el tiempo y la muerte, dos temas estrechamente ligados en su escritura y que constituyen presencias recurrentes en su novela Pedro Páramo, y asimismo en cuentos como Diles que no me maten, El hombre, No oyes ladrar a los perros, La cuesta de las comadres o Talpa, entre otros.

Juan Rulfo nació en Jalisco (México) el 16 de mayo 1917. Durante los años treinta y cuarenta viajó por México y comenzó a publicar sus cuentos en la revista América y Pan. En esos mismos años se inicia como fotógrafo, publicando sus fotografías por primera vez en 1949.

En 1952 obtuvo la primera de dos becas consecutivas del Centro Mexicano de Escritores, en 1953 publica El llano en llamas (donde reúne siete cuentos ya publicados en revistas e incorpora otros nuevos) y, en 1955, Pedro Páramo.

En 1983 recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en reconocimiento a su alta calidad estética, hondura inventiva, acierto y novedad expresiva, así como su decisiva influencia en la posterior narrativa de su país y el lugar destacado que ocupa en el conjunto de las letras hispanas. Falleció en la ciudad de México el 7 de enero de 1986 y, desde entonces, su prestigio como escritor no ha cesado de aumentar convirtiéndose en el autor mexicano más leído a lo largo de años en su país y el extranjero. Además, su creación fotográfica atrae una creciente atención reflejada en exposiciones y publicaciones.