Saltar al menú principal
Saltar al contenido

Luis de Usoz, bibliófilo exhaustivo y desconocido

29/05/2017

Luis de Usoz y Río nació en el virreinato de Perú en 1805 y murió en Madrid en el 1865. Es un personaje poco conocido y valorado en la historia de España a pesar de su valiosa contribución a la cultura. Fue hebraísta, editor, filólogo, bibliófilo y traductor entre otros oficios humanistas y, sin duda, su gran aportación es su biblioteca de heterodoxos, donde recoge las obras prohibidas de autores que se apartaron de la norma desde los tiempos de Erasmo y Lutero.

El 24 de mayo en la Biblioteca Nacional se celebró la presentación del libro Luis de Usoz. El discreto heterodoxo, de Manuel Serrano Vélez. El editor de dicho libro, Manuel Pimentel, de la editorial Almuzara, señalaba la casualidad por la que habían coincidido en el mismo año la presentación del libro Luis de Usoz, la exposición de su biblioteca secreta en la Biblioteca Nacional también y el quinientos aniversario del inicio de la reforma protestante.

Pimentel destacó la gran labor de Usoz al hacer tal trabajo de investigación, edición y recopilación de obras muy singulares. También es de apreciar el gesto de su viuda, María Sandalia del Acebal y Arratia, al donar los ejemplares a la Biblioteca Nacional. “Fue un hombre oscuro y con inquietudes espirituales, lo que le llevó a investigar y a analizar obras prohibidas que se alejaban de la norma”, señaló Pimentel, quien comparó a Usoz con Menéndez Pelayo, otra figura también biografiada por Manuel Serrano Vélez. “Si el segundo es la luz, el primero es, claramente, la sombra”.

Marta Vizcaíno, bibliotecaria de la Biblioteca Nacional y comisaria de la exposición de Usoz, lamentó la carencia de un retrato suyo que pudiera arrojar más información sobre su identidad. Destacó de Usoz su devoción a España, “lo que le impulsa, por ejemplo, a rescatar libros de autores españoles que huyeron del país. Fue un minucioso investigador de textos sagrados, y rescata y hace pervivir aquellos textos extranjeros por medio de la traducción. Además, para conseguir estas obras tan inaccesibles y prohibidas, se alía con cómplices copistas e impresores”.