Saltar al menú principal
Saltar al contenido

Jornada Luis de Usoz y su tiempo

15/06/2017

El viernes, día 16, a las once de la mañana, tendrá lugar en la Biblioteca Nacional de España (vinculada a la exposición La librería secreta de Luis de Usoz (1805-1865), que se puede contemplar en la BNE hasta el 10 de septiembre), la Jornada Luis de Usoz y su tiempo, que profundizará en la figura del bibliófilo a través del examen de su contexto histórico, en concreto, de la cuestión religiosa en la España del siglo XIX. 

La comisaria de la muestra, Marta Vizcaíno Ruiz, introducirá la Jornada presentando la biblioteca privada de Usoz, una de las colecciones de libros prohibidos más relevantes del mundo. A continuación, el historiador y bibliotecario, Javier de Diego Romero, examinará, a partir de los fondos bibliográficos de la BNE, la particular relación entre religión y política, que se estableció en la España decimonónica: confesionalidad del Estado y de la condición ciudadana y discriminación de los no católicos. Un ordenamiento muy diferente al dominante en el continente europeo, marcado por la paulatina secularización de las instituciones y la separación de la comunidad ciudadana y el cuerpo de creyentes. Entre los grupos que lo combatieron estuvieron los protestantes, una minoría reprimida por las autoridades civiles y eclesiásticas españolas, a menudo abocada al exilio y a la que estuvo vinculado Usoz. Finalmente, Gregorio Alonso, profesor de Historia de España en la Universidad de Leeds, expondrá su evolución a lo largo del siglo XIX.

La librería de Luis de Usoz es la mejor colección de libros prohibidos reunida en la España del siglo XIX.El visitante encuentra en la exposición las Biblias traducidas al castellano que no pudieron circular por la Península. Entre ellas, la Biblia del Oso, a la que tantos comentarios ha dedicado Antonio Muñoz Molina. Folletos de propaganda de Lutero, libros de Calvino y Erasmo, la primera edición de la autobiografía de Blanco White impresa en Londres o los poemas de un esclavo cubano, que fueron pieza importante de la propaganda antiesclavista.

Compañero de generación de Larra y Espronceda, alumno de Lista en el Instituto de San Mateo durante el Trienio Liberal, ateneísta de la primera hora en el Madrid de las guerras carlistas, Luis de Usoz fue un romántico que consagró su vida a la libertad y focalizó esa idea en la recuperación de los protestantes españoles, con su Colección de Reformistas Antiguos Españoles, su apoyo al antiesclavismo y la recuperación de romances y otros ejemplos de literatura popular.

Su espíritu cuáquero y los riesgos que afronta con el contrabando y difusión de libros prohibidos, le llevaron a la búsqueda de un anonimato que lo ha convertido con el tiempo en un desconocido.

La exposición y el catálogo electrónico que lo acompaña ponen de relieve que Usoz, además de un sabio, fue un luchador romántico con un alto concepto de las nuevas ideas liberales que tuvieron en la España del XIX un difícil asiento.