Saltar al menú principal
Saltar al contenido

La Biblioteca Nacional se mueve al ritmo de las verbenas

06/08/2018
Verbenas

La Biblioteca Nacional de España cuenta con una gran colección de documentos sonoros, entre los que se encuentran tanto canciones de épocas pasadas como las últimas novedades. Con motivo de estas fechas estivales, la BNE rescata de sus fondos algunos de los temas musicales que se conservan en el catálogo por depósito legal y que suenan en las verbenas de verano en las plazas de pueblos y ciudades durante las fiestas locales.

En numerosas ocasiones, las verbenas son un viaje en el tiempo que va recorriendo los éxitos de varias épocas y estilos hasta terminar con las últimas novedades musicales o con el rock. Una selección de melodías capaz de reunir en el mismo lugar a personas de todo tipo de edades y gustos musicales que disfrutan bailando y cantando. Unas noches de verano que pueden comenzar con algunos pasodobles, rumbas, coplas o boleros. Es el turno de cantantes muy conocidos como Rocío Jurado (Como una ola, 1981), Raphael (Mi gran noche, 1968), Julio Iglesias (Abrázame, 1975). Tampoco pueden faltar las versiones de los temas más populares de Joaquín Sabina (Y nos dieron las diez, 1982), Alejandro Sanz, La Oreja de Van Gogh, Dani Martín, Miguel Bosé o Sergio Dalma, con los que poco a poco las plazas comienzan a llenarse de personas y de ambiente.

Otro momento especial de este tipo de eventos es cuando la banda interpreta éxitos de años pasados, pero que siguen siendo conocidos  y que vuelven a sonar cada verano como pueden ser Que la detengan (David Civera, 2002), Torero (Chayanne, 2002), La Mayonesa (Chocolate Latino, 2001) , Amigos (Amaral), El Rey (Vicente Fernández, 1975), A quien le importa (Fangoria, 2001), Levantando las manos ( El símbolo, 2000), Hay que venir al sur (Rafaella Carrà, 1978) o La Barbacoa (Georgie Dann, 1994). 

Llegados al ecuador de la verbena, los acordes de canciones con coreografía empiezan a sonar. Es el momento de recordar unos bailes que siempre suenan en este tipo de fiestas o en otro tipo de eventos como bodas o cumpleaños. La Macarena (Los del Río, 1996), Follow the leader (The Soca Boys, 2002), No rompas más (Billy Ray Cyrus,2001), Saturday Night (Whigfield, 1995), Paquito el chocolatero, (King Africa, 2005), Aserejé (Las Kepchup, 2002) o YMCA (Village People, 1978) son algunos ejemplos de esa música que saca al bailarín que todos llevamos dentro.

Igualmente, es un buen momento para rescatar de la memoria esos éxitos del verana de años pasados que tanto sonaron en discotecas, bares o chiringuitos. Un claro ejemplo de ello son canciones como Devuélveme a mi chica (Hombres G, 1985), María (Ricky Martin, 1995),  La Bomba (King Africa 2000), Salomé (Chayanne, 1998), El Tiburón (Proyecto Uno, 1993), Bailando (Enrique Iglesias, 2014), Waka-Waka (Shakira, 2010), La Bicicleta (Carlos Vives y Shakira, 2017), Despacito (Luis Fonsi, 2017). 

No obstante, también hay espacio para otros tipos de estilos musicales como son el rock (Mägo de Oz, AC/DC, U2), el reggaetón más actual o el tecno. Estos estilos pueden ser los que se oigan cuando el final se acerca y la fiesta continúa en otros lugares. Sin embargo, no todos optan por este cierre y también es posible escuchar acordes más melancólicos como los de Soldadito marinero (Fito y Fitipaldis, 2003), En el muelle de San Blas (Maná, 1997) o No dudaría (Antonio Flores, 2005).