Saltar al menú principal
Saltar al contenido

El retrato de Sergio Ramírez, Premio Cervantes 2017, ya está en la Biblioteca Nacional

07/02/2019
Retrato de Sergio Ramírez

El retrato de Sergio Ramírez, Premio Cervantes 2017, ya está en las paredes de la Biblioteca Nacional de España, en la galería de cuadros de los escritores galardonados con el más prestigioso premio de la literatura en lengua castellana. La obra, realizada por el artista nicaragüense Julio Martínez es un óleo sobre lienzo, con marcada tendencia hacia el hiperrealismo, suavemente contrastado y con un estallido de colores cálidos naranjas y amarillos.

“Quise plasmar en el retrato la figura de nuestro gran escritor sentado, sereno, reposado, muy seguro de sí mismo y muy consciente de su grandeza literaria. En un antiguo sillón de madera mostrando al mundo su elegante personalidad dentro del hermoso ambiente de su bello pueblo natal, Masatepe, municipio de la ciudad de Masaya. Un escritor nacido en un humilde pueblo para enorgullecer a Nicaragua y a todo el mundo hispanoamericano”, explica Martínez.

El artista y el escritor se conocen desde hace años, mantienen una amistad de “viejo arraigo”. Tras ganar el Premio Cervantes, Ramírez escogió al Maestro Martínez, como él mismo le llama, por su desarrollo en la plástica nicaragüense, sobre todo en el género del retrato. Además, el pintor ha sido durante años profesor de su esposa, es cercano a la familia y está interesado en la obra del galardonado desde su adolescencia, cuando leyó De tropeles y tropelías.

Juntos decidieron que aparecería sentado, con camisa blanca y pantalón oscuro. Primero, Ramírez pensó que el fondo debía estar ocupado por el volcán Santiago, “el volcán que custodia mi infancia” y que se observa desde la casa donde se crió. Pero finalmente acordaron que sería la Iglesia de Masatepe, su pueblo natal, la que tendría un lugar prominente en el cuadro. Otra decisión acertada, comenta el pintor, fue mostrar sus manos, algo importante en el retrato de un escritor.

Martínez dirigió una sesión fotográfica, en la que el Premio Cervantes posó en su casa, en Managua. Con los resultados, trabajó durante dos meses para obtener un retrato elaborado con técnica óleo sobre lienzo, tratado con muchos detalles y manteniendo la armonía entre las formas, explica.
Ramírez, unos días después de recoger el galardón en Alcalá de Henares, bromeaba en la Biblioteca Nacional de España frente a la obra: “Es un excelente retrato aunque me molesta un poco verme a mí”.

El autor de Castigo divino (1988), Un baile de máscaras (1995), Margarita, está linda la mar (1998) o El cielo llora por mí (2009) recibió el prestigioso reconocimiento, según el jurado, por “por aunar en su obra la narración y la poesía y el rigor del observador y el actor, así como por reflejar la viveza de la vida cotidiana convirtiendo la realidad en una obra de arte, todo ello con excepcional altura literaria y en pluralidad de géneros, como el cuento, la novela y el columnismo periodístico”.