Saltar al menú principal
Saltar al contenido

La Biblioteca Nacional incorpora a su fondo el archivo fotográfico de Mariano Bagüés

16/05/2019
El rastro de Madrid

El rastro de Madrid (Mariano Bagüés)

El fondo de imágenes de la Biblioteca Nacional de España se amplía en 67.400 instantáneas con la compra de una parte, y la recepción de otra en donativo, del Archivo Fotográfico de Mariano Bagüés, militar del Ejército del Aire y fundador de la empresa Aeropost. La colección está compuesta por fotografías aéreas oblicuas y verticales (negativos) de la mayoría de las provincias españolas, inventarios, gráficos de vuelo y una cantidad significativa de positivos.

Las fotografías aéreas verticales, realizadas entre 1965 y 1981, son tomas paralelas al terreno u objetivo que se desea fotografiar. De este tipo de imágenes, el Archivo Bagüés contiene 212 carpetas de vuelos con unos 30.000 negativos aproximadamente. En cuanto a las oblicuas, se trata de tomas con un ángulo de inclinación respecto a la vertical. La colección contiene aproximadamente unos 23.000 negativos en color y unos 4.400 en blanco y negro de fotografías oblicuas. Se trata de instantáneas históricas que registran prácticamente todo el territorio nacional, realizadas entre los años 1962 a 1978.

Las imágenes fueron captadas por la empresa Aeropost, especializada en fotografía aérea y activa entre los años 1962 y 1981. Entre sus clientes cabe destacar empresas como RENFE, Ministerio de Hacienda, Jefatura de Costas, Dirección General de Carreteras o el Instituto Nacional de Reforma y Desarrollo Agrario.

Este archivo refleja la modificación del paisaje mediante la construcción de obras públicas, el crecimiento de las zonas urbana y rural del territorio nacional durante un período de grandes cambios, la transformación de nuestro litoral y la variación en la economía, tanto en zonas industriales como en el campo.

El conjunto posee un gran valor documental, ya que ofrece una completa y detallada imagen de España entre los años 1960 y 1980. Lo que permitirá investigar, por un lado, la evolución del paisaje de nuestro país; y, por otro, la fotografía aérea en ese periodo de la historia. Se facilita así el conocimiento del territorio español en unas fechas en las que los cambios sobre el territorio han sido muy significativos y en las que la desaparición de muchos de los elementos registrados justifica el valor como fuente histórica de estos documentos.

En esta compra se han cedido los derechos de explotación y difusión, un aspecto fundamental para permitir su consulta, estudio y difusión.