Saltar al menú principal
Saltar al contenido

Subcolección de carteles de espectáculos y fiestas y eventos deportivos

A partir de la segunda mitad del siglo XIX, se produce el auge de la burguesía, que puede dedicar más tiempo y recursos al ocio y al consumo cultural. Por este motivo, los carteles que anuncian todo tipo de entretenimientos empiezan a dirigirse a esta clase media.

Se comienzan a imprimir sobre las distintas actividades de ocio: corridas de toros, teatro, circo, music hall, varietés, bailes, eventos deportivos, carnavales, fiestas, etc.

En estos carteles se puede apreciar la evolución artística, gráfica y de contenido de las diferentes épocas. Mientras que los carteles más antiguos tenían como objeto ofrecer información práctica siendo carteles en los que predominaba la tipografía, con la llegada de la cromolitografía la imagen se convierte en el centro de atención.

En este caso no se publicita un objeto en concreto sino una sensación que perdurará en el recuerdo de quien pueda llegar a obtener una entrada, se venden emociones.

1. Carteles taurinos

Cartel de Señoritas toreras

Señoritas toreras. Cart.P/159

El cartel taurino es el de mayor tradición y supone la aportación española a la historia del cartel, ya que existe desde el siglo XVIII.

Precedido del "pregón de toros" y de los "bandos parlantes" que voceaban en las poblaciones en donde iba a tener lugar una corrida de toros, el cartel taurino aparece a medida que el propio festejo va evolucionando y va haciéndose necesario anunciar, además de cómo, dónde y cuándo va a tener lugar la corrida de toros, otros datos como con qué objeto se realiza, quién las autoriza, quiénes son los toreros y otras figuras participantes, la procedencia del ganado, etc.

Frente a los austeros carteles del siglo XVIII de carácter tipográfico, en el siglo XIX irrumpe el cartel ilustrado.

Los carteles más antiguos de la colección son taurinos, siendo el primero de ellos, Tercera fiesta de toros, 26 mayo 1777.

A finales del siglo XIX, y por influencia de maestros como Daniel Perea o Marcelino de Unceta, se creó un cánon de estilo del cartel taurino a partir del cual casi no ha habido modificaciones. Han existido imprentas especializadas en la producción de este tipo de carteles, así como importantes artistas, por ejemplo Manuel Salvi.

2. Carteles deportivos

De forma paulatina los diferentes deportes han pasado de ser un mero juego a practicarse de forma profesional y convertirse en una actividad social, sujeta a una normativa y vigilada por jueces y árbitros, y como cualquier otro tipo de actividad social se han servido del cartel para ser publicitados. La Biblioteca conserva carteles de carreras de caballos, olimpiadas populares, maratones, torneos de fútbol, baloncesto, clubes o asociaciones deportivas, etc.

Este tipo de cartel, presenta algunas características propias para transmitir el dinamismo de la actividad deportiva, como son el uso del color y la repetición de ciertos motivos e iconos. Incluye además las fechas de celebración de las pruebas, el lugar e incluso el premio que está en juego.

Dentro de los eventos deportivos destacan los juegos olímpicos, en los que grandes artistas españoles como Joan Miró, Eduardo Chillida o Miquel Barceló han sido los encargados de realizar los carteles anunciadores.

3. Carteles de circo

Cartel de Miss Nata Damajaute del Gran Circo Price

Miss Nata Damajaute. Gran Circo de Price. Cart.P/179

Desde la creación de la colección, los carteles de circo forman parte importante de sus fondos y aunque es un espectáculo dirigido a público de todo tipo y de todas las edades, conecta más estrechamente con la infancia. La llegada del circo a un lugar iba indisolublemente acompañada de grandes carteles con los que se empapelaba la ciudad a la llegada del mayor espectáculo del mundo.

La irrupción de la litografía a comienzos del siglo XIX supone un cambio en el cartel circense aportándole vivos colores íntimamente relacionados con el tipo de espectáculo que se promociona, enviando un mensaje más sencillo y directo y primando la imagen frente a la palabra escrita.

Payasos, equilibristas y trapecistas, domadores de fieras y magos, se anunciaban a través del cartel, en algunas ocasiones de forma individual y en otras como parte integrante de las grandes empresas circenses como El circo Price, el circo Atlas de los hermanos Tonetti o El Circo de los Muchachos.

El cartel circense posee una estructura determinada y unas características propias: colores brillantes con predominio del rojo, aparición de las distintas figuras protagonistas que participan en las actuaciones e inclusión de fieras salvajes intentando reflejar el movimiento y el riesgo del artista.

Estos carteles están muy relacionados con la colección de fotografías y tarjetas postales de circo de Leonard Parish y Fernández Ardavín, creador este último de algunos de los carteles que firmaba como Vinfer, adquiridos por la Biblioteca en 1963.

4. Carteles de teatro, cine y espectáculos musicales

La música y el teatro han acompañado desde siempre los momentos de ocio, a los que se une más tardíamente el cine. El cartel se convierte en el aliado para conseguir una buena promoción de esos espectáculos.

Los carteles de cine, teatro y espectáculos están muy relacionados con otros documentos que se conservan en la Biblioteca como los programas de mano, que eran un avance de lo que los espectadores iban a poder disfrutar y las carátulas de las grabaciones sonoras y audiovisuales en discos, cassetes, vídeos, etc.

5. Ferias y fiestas

Cartel de las Fiestas del Corpus de Granada

Fiestas del Corpus de Granada. Cart.P/256

Las ferias y fiestas de un país son un reflejo de sus costumbres y de la sociedad. El origen de las ferias se encuentra en los mercados anuales asociados a actividades agrícolas y ganaderas, que entremezclaban aspectos religiosos y profanos y en los que los vecinos se reunían para disfrutar de unas jornadas de diversión en muchas ocasiones acompañadas de comida, bailes y música.

Las fiestas de carácter popular invaden ciudades y pueblos con carteles que anuncian desde las fiestas de San Fermín, las Fallas de Valencia o la Feria de Abril de Sevilla, con todas las actividades que tienen lugar en esos días para diversión de la población. Los ayuntamientos y las asociaciones locales son normalmente los encargados de la organización y programación de las fiestas. En estos eventos es frecuente la convocatoria de concursos para realizar la selección de su cartel anunciador, siendo una de las vías habituales para que el artista gráfico desarrolle y difunda su obra.

También te puede interesar: