Saltar al menú principal
Saltar al contenido

Jornadas El dibujo madrileño en el siglo XVII

Dibujo titulado Grupo decorativo de Claudio Coello (1680). BNE, DIB/13/2/10/1

Jornadas El dibujo madrileño en el siglo XVII, organizada en colaboración con la Fundación Universitaria Española (FUE). Estas jornadas se inician el 26 de mayo en la FUE, es imprescindible inscripción previa.

En las jornadas previas a las exposición Vicente Carducho: teoría y práctica del dibujo en el Siglo de Oro, la Biblioteca Nacional de España y la Fundación Universitaria Española (FUE) organizan un ciclo de conferencias en torno al dibujo madrileño del siglo XVII, cuya primera sesión se celebra el martes 26 de mayo, en la sede de la FUE y la segunda el miércoles 27 de mayo en la sede de la BNE.

A partir del reinado de Felipe II Madrid se convierte en el centro artístico más importante de la península. La edificación y la decoración del Monasterio de El Escorial y de los Sitios Reales supone la llegada de destacados artistas italianos que van a aportar una nueva visión de la teoría y la práctica de las artes donde el dibujo se alzará como la más alta actividad intelectual. Acompañan a estos grandes maestros un grupo de artistas vinculados familiarmente con ellos y que sentarán las bases del primer tercio del siglo XVII madrileño. Brillarán así con luz propia Vicente Carducho o Eugenio Cajés, en cuyos obradores se formarán buena parte de los pintores que llenarán el panorama artístico madrileño del segundo tercio del XVII, entre los que destacará Francisco Rizi.

El siglo comienza con una importante actividad constructiva –palacios, templos y conventos– que se completará a lo largo de todo el XVII con importantes campañas decorativas a cargo de los más destacados pintores de la corte. A ello han de sumarse las arquitecturas efímeras levantadas con motivo de las entradas triunfales regias o de las ceremonias fúnebres de la Casa Real.

Figura aparte, que coincide con el reinado de Felipe IV, es su pintor Diego Velázquez, en cuya órbita se podría incluir la obra de Carreño de Miranda. A Velázquez se debe además la venida de los boloñeses Mitelli y Colonna, quienes sentarán las bases de la pintura decorativa del pleno barroco. Esta alcanzará su máximo desarrollo durante el reinado de Carlos II, siendo figura sobresaliente Claudio Coello.

No podemos olvidar por último en este ambiente artístico el desarrollo de un incipiente coleccionismo de dibujos, asunto sobre el que se han llevado a cabo importantes estudios en los últimos tiempos. Para abordar éste y otros asuntos contamos con algunos de los más destacados especialistas del panorama nacional e internacional.

Información práctica

  • Miércoles, 27 de mayo de 2015, a las 9:00 h.

  • Salón de actos. Planta 0. Plazas limitadas. Inscripciones en: difusion@bne.es

En colaboración con:

Logotipo de la Fundación Universitaria Española (FUE)