Saltar al menú principal
Saltar al contenido

Antes del pop-up

Antes del pop-up: libros móviles antiguos en la BNE

Antes del pop-up: libros móviles antiguos en la BNE

Pocos libros más fascinantes que los llamados pop-ups. Conocidos bajo muchas otras denominaciones en las diferentes lenguas, ninguna tan gráfica y aceptada universalmente como la que acuñó en 1932 la editorial americana Blue Ribbon cuando tituló Pop-up Books (libros que saltan, emergen o brotan) una colección infantil de desplegables. Hoy en día, el onomatopéyico anglicismo se usa sustantivado (pop-ups), en todo el mundo, para referirse por extensión a cualquier libro con elementos móviles.

Sin embargo, pese a lo que podrían sugerir tan tardía designación y la muy reciente bibliografía al respecto (a partir del año 1979), los más antiguos libros móviles que se conocen datan del siglo XIII, mucho antes de iniciar su transformación en un producto destinado exclusivamente a los niños, coincidiendo con el interés de los ilustrados por la pedagogía y con los comienzos de la literatura infantil.

Probablemente esta exposición supone uno de los primeros acercamientos monográficos en España, desde una colección pública, a algunos de los más antiguos ejemplares conservados (siglos XV-XVIII). Dicha introducción plantea su historia, finalidad, temática, evolución y clasificación; pero también las problemáticas específicas de su localización y control bibliográfico, derivadas tanto de de su propia singularidad y de la complejidad y los costes de su proceso de fabricación, como de las vicisitudes y azarosa pervivencia de sus frágiles figuras, destinadas no sólo a la manipulación, sino también, a veces, a ser separadas y utilizadas fuera del libro.

La selección de obras, centrada en los fondos de la BNE, tiene como objetivo fundamental contribuir el estudio de tan singulares libros, pero, sobre todo, el de ampliar sus actuales confines geográficos difundiendo las aportaciones españolas a este ámbito, ausentes de la mayoría de los repertorios internacionales. Entre ellas, cabe destacar por su carácter temprano algunas ediciones de obras de Ramón Llull, junto con influyentes tratados de navegación como los de Pedro Medina, Martín Cortés de Albacar o Rodrigo Zamorano, y, muy especialmente, por su excepcionalidad, obras manuscritas como el Tratado de Astrología del Marqués de Villena o textos sobre gnomónica o construcción de relojes, como los de Tadeo Felipe Cortés del Valle y muchos otros.

Comisariado Gema Hernández Carralón, en colaboración con Mercedes Pasalodos Salgado.

Información práctica

  • Del 10 de junio al 11 de septiembre de 2016

     

    De martes a sábado de 10 a 20 h.
    Domingos y festivos de 10 a 14 h.
    Último pase media hora antes del cierre.

  • Sala de las Musas, Museo