Saltar al menú principal
Saltar al contenido

Próximamente

Vicente Carducho: teoría y práctica del dibujo en el Siglo de Oro

Imagen de la gráfica Vicente Carducho: teoría y práctica del dibujo en el Siglo de Oro

Del 29 de mayo al 6 de septiembre de 2015

Por primera vez se exhiben de modo monográfico una selección de dibujos de un artista que fue pieza clave en la configuración de la escuela madrileña de pintura de la segunda mitad del siglo XVII. Esta exposición presenta a Vicente Carducho (Florencia, hacia 1576-Madrid, 1638) en el contexto social y artístico en el que vivió y, más importante aún, se profundiza en el proceso intelectual y de trabajo del artista, un aspecto nunca tratado hasta la fecha.

 

"Yo Unamuno". Sus manuscritos en la BNE

En la imagen gráfica de la exposición. Fotografía de Unamuno en el claustro de la Universidad de Salamanca

Desde el 9 de junio hasta el 20 de septiembre de 2015

Esta exposición de cartas autógrafas de Miguel de Unamuno guardadas en la Biblioteca Nacional de España redescubre la personalidad polifacética y compleja de uno de los mayores artífices de la "Edad de Plata" y los hitos de una vida estrechamente vinculada con la historia de España: al hombre en su intimidad, con sus momentos de esperanza o de desaliento; a uno de los primeros intelectuales españoles cuya faceta política quedó oculta durante varias décadas; al escritor, ensayista y periodista que anhelaba distinguirse en todos los campos, mezclando los géneros.

Entre los manuscritos de varias obras mostradas en esta exposición, el valioso De Fuerteventura a París: diario íntimo de confinamiento y destierro vertido en sonetos (1924-1925), autógrafo con correcciones que abarca 117 hojas, es el ejemplo emblemático de la conjunción entre escritura de confesión y creación literaria.

Coorganizada con la Universidad de Salamanca.
 

PHotoEspaña 2015

Imagen de la exposcición

Desde el 11 de junio hasta el 30 de agosto de 2015

La presente exposición reúne una selección de libros nacionales e internacionales especializados en fotografía y editados en el último año.

Las publicaciones expuestas han sido escogidas entre todas las recibidas en la convocatoria al Premio al mejor libro de fotografía PHE15 que PHotoEspaña concede cada año en tres categorías: nacional, internacional, editorial destacada y mejor libro autopublicado.

Mirar la arquitectura: fotografía monumental en el siglo XIX

Imagen de la exposición Mirar la arquitectura: fotografía monumental en el siglo XIX

Desde el 3 de julio hasta el 4 de octubre de 2015

Esta exposición pretende poner de manifiesto las diferentes vinculaciones entre fotografía y arquitectura incluyendo el análisis de las relaciones entre arquitectos, historiadores y fotógrafos y la puesta en valor del trabajo de los fotógrafos de arquitectura en España.

Las investigaciones que dieron lugar al nacimiento de la fotografía tenían como objeto reproducir la realidad y ayudar en la creación de obras de arte. El nexo de unión entre Nicéphore Niépce (1765-1833), Louis-Jacques-Mandé Daguerre (1787-1851) y Fox Talbot (1800-1877), los considerados “padres” de la fotografía, fue precisamente buscar un procedimiento que les permitiera reproducir por medio de la cámara oscura las imágenes de la realidad sin necesidad de dibujarlas.

El Furioso en la BNE. Una selección

Imagen de Angélica y Medoro Charles de La Traverse, 1759. BNE, DIB/16/30/46

Desde el 6 de octubre

La Biblioteca Nacional de España presenta una muestra del Orlando furioso, poema que cumple este otoño medio milenio de su primera redacción.

Esta exposición incluye ediciones del texto de Ariosto junto con sus más cercanos antecedentes y continuadores, así como una selección de dibujos y grabados entre los que destacan los bocetos preparatorios de algunos frescos del antiguo Alcázar de Madrid, obra de Sebastián Muñoz.

“Pocos son ya quienes caen en la cuenta de las abundantísimas herencias que este libro "divino y milagroso” ha ido depositando en nuestra tradición literaria y artística” según su más reciente traductor castellano, el profesor José María Micó, pues “un olvido hecho más de desdenes que de tiempo ha acabado enterrando al Orlando furioso, como a casi todos los clásicos, en la tumba de su celebridad […] El Orlando merece salir del purgatorio de la erudición y regresar al paraíso de la lectura”.

En colaboración con el Teatro Real y el Instituto Italiano de Cultura de Madrid.