Saltar al menú principal
Saltar al contenido

Noticias 2012

Nueva Ley reguladora para la Biblioteca Nacional de España

02/02/2012
Fachada de la BNE

El Gobierno concederá a la Biblioteca Nacional de España un reconocimiento que la dotará de autonomía a través de una Ley reguladora.

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert ha declarado, durante su comparencia en la Comisión de Cultura del Congreso, que la distinción y el reconocimiento a la BNE quedarán plasmados “en una Ley reguladora de la Biblioteca Nacional de España, que la dote de autonomía, como ya se hizo con el Prado y el Reina Sofía”.

El objetivo de esta norma será dar un impulso para que la Biblioteca comience su cuarto siglo de vida con los instrumentos necesarios para “seguir siendo una de las más importantes instituciones culturales de España, y uno de los más importantes fondos bibliográficos del mundo”.

Wert ha destacado que la BNE celebra este año su Tricentenario con un amplio programa de actividades. “Es la institución cultural más antigua del país y, como tal, merece un importante homenaje”.

 

Un marco jurídico que flexibiliza la gestión y aumenta la calidad

Una Ley reguladora es un marco jurídico que dará más autonomía a la Biblioteca Nacional de España y responde a las necesidades de funcionamiento y gestión propias de una institución como la BNE, flexibiliza su gestión en general y garantiza una mayor calidad.

La Ley reguladora –similar a las de los museos de El Prado y el Reina Sofía– representa una gestión más ágil y flexible de la Institución manteniendo el carácter público.

En el campo del presupuesto, proporciona una gestión económico-presupuestaria más dinámica. La contratación administrativa se agiliza y flexibiliza, y aumenta la eficacia en la gestión de los recursos humanos.


Una Biblioteca adaptada a los tiempos

La Biblioteca Nacional de España fue fundada por Felipe V a finales de 1711 y abrió sus puertas en marzo de 1712 como Real Biblioteca Pública. Por un privilegio real, precedente del actual depósito legal, los impresores debían depositar un ejemplar de los libros impresos en España. En 1836, la Biblioteca dejó de ser propiedad de la corona y pasó a depender del Ministerio de la Gobernación, y recibió por primera vez el nombre de Biblioteca Nacional.

A lo largo de sus 300 años, la Biblioteca se ha ido adaptando a los cambios sociales y a la aparición de nuevas tecnologías y nuevos canales de comunicación. Siempre ha sabido modernizarse para ir respondiendo a los retos de cada época. Es una institución viva en constante renovación.

En la actualidad, la Biblioteca (celebra este año numerosas actividades académicas y culturales por su Tricentenario) cuenta con más de 28 millones de documentos. Sus colecciones y fondos tienen una gran variedad: bibliográficos, iconográficos, cartográficos, sonoros, fotográficos, audiovisuales, ephemera... Entre los edificios de Recoletos y Alcalá de Henares suman una superficie de 99.334 m2. Cerca de 130.000 usuarios acuden anualmente a las salas, en la Hemeroteca Digital se superan los 350.000 y la Biblioteca Digital Hispánica 105.565.

Los usuarios de la web fueron 2.297.529 en 2011 y además la BNE está presente en Flickr, Facebook (supera los 112.000 seguidores), Twitter, YouTube, SlideShare y cuenta con su propio blog.
 

Información relacionada