Saltar al menú principal
Saltar al contenido

Fondos de la BNE, de los siglos XVI al XIX, en una exposición sobre Las Metamorfosis de Ovidio

23/06/2015
Imagen del edificio de la Fundación Picasso, Museo Casa Natal

La Biblioteca Nacional de España colabora con fondos de los siglos XVI al XIX en la exposición Picasso. Las Metamorfosis de Ovidio y el libro ilustrado. Cinco siglos de relatos a través del grabado, que podrá visitarse entre el 25 de junio y el 4 de octubre en la Fundación Picasso. Museo Casa Natal de Málaga.

Las piezas de la BNE se suman a los treinta aguafuertes que Pablo Ruiz Picasso grabó por encargo del editor Albert Skira en 1930. El ejemplar más temprano de la exposición es una edición impresa en latín en la ciudad de Túsculo, en 1526, acompañada de los comentarios de Rafael de Reggio, mientras que la última es un aguafuerte de Jean-Baptiste Patas, de 1820. Entre estos dos elementos, se ofrecen diversas visiones del relato de Ovidio, incluyendo los treinta aguafuertes de pintor malagueño.

En palabras de Álvaro Molina, comisario de la muestra, “la fascinación por ese compendio de historias del mundo clásico, que sigue definiendo hoy en día las pasiones de la naturaleza humana, explica en gran medida que Picasso aceptara, por primera vez en su vida, el encargo de grabar un juego completo de ilustraciones concebido para un libro en particular que respondiera al texto original y aceptando incluso la selección de mitos propuestos por su editor, Albert Skira”.

La permanencia del mito ovidiano durante cinco siglos, a través de la historia del libro ilustrado, es el marco en el que se proponen nuevas lecturas en torno a la interpretación de Picasso y los maestros antiguos de Las Metamorfosis de Ovidio. Así, se descubren al visitante, desde múltiples facetas y perspectivas, las distintas soluciones empleadas en diferentes épocas a la hora de imaginar este relato, invitando al mismo tiempo a generar un sutil diálogo entre Picasso y otros artistas y grabadores del pasado.

Tal y como señala Molina, “la selección de estampas permite dar a conocer la extraordinaria riqueza y variedad con la que los pintores se acercaron a Ovidio en el periodo de mayor esplendor del lenguaje de la talla dulce. El conjunto de piezas seleccionadas para esta exposición también permite preguntarse por otros aspectos, como el cambio que fue experimentando el papel del artista en este tipo de encargos y su relación con editores e impresores; la finalidad que cumplirían las ilustraciones como recurso educativo o de mero embellecimiento y, según nos acercamos a la época de Picasso, la nueva concepción que el libro ilustrado adquiriría en el siglo XX como un valioso producto a mitad de camino entre la edición de lujo y el libro de artista”.

Información relacionada