Saltar al menú principal
Saltar al contenido

La edición bajo demanda tendrá depósito legal

15/07/2015
Imagen de publicaciones

Las obras editadas bajo demanda pasarán a formar parte, a partir de ahora, de los fondos de la Biblioteca Nacional de España y de los centros de conservación de las comunidades autónomas

Las editoriales de edición a demanda publican, en numerosas ocasiones, obras importantes por su contenido y algunas de ellas con una distribución considerable.

La Ley 23/2011, de 29 de julio, de Depósito Legal, excluye del depósito los ejemplares físicos de las publicaciones de impresión a demanda. En su momento se consideró que, dadas las características de las editoriales de edición a demanda, no era necesaria su conservación en papel. Sin embargo, tres años después, al igual que otras bibliotecas nacionales, se ha valorado dar a estas ediciones a demanda el mismo trato que el resto de publicaciones.

La Biblioteca Nacional de España y las bibliotecas de conservación autonómicas, coordinadas en el Grupo de Trabajo de Depósito Legal y Patrimonio Digital, con el fin de conservar estas obras en papel y preservarlas como objeto material, han solicitado a los editores que hagan el depósito legal de los que alcance la impresión de cien ejemplares, siempre que su contenido no responda solo a un interés meramente personal o familiar.

Mientras se mantenga sin cambios la actual Ley de Depósito Legal solo se podrá llevar a cabo esta propuesta con el acuerdo voluntario de los editores. El depósito de estas obras se realizará en las mismas condiciones que el resto de las ediciones: se tramitará a través de las oficinas de depósito legal.

La BNE ha resuelto que interesa que las generaciones futuras conozcan la edición impresa de este tipo de ediciones y que lectores e investigadores puedan estudiar el libro en papel con las características de cada una de estas editoriales.

El viernes fue aprobado en el Consejo de Ministros el Real Decreto de por el que se Regula el Depósito Legal de las Publicaciones Electrónicas ampliando así el patrimonio bibliográfico con los sitios web y las publicaciones en ellos incluidas. La incorporación de las obras de edición a demanda en el depósito legal responde al mismo objetivo de conseguir unas colecciones ampliamente representativas de la riqueza cultural y lingüística de nuestro país.