Saltar al menú principal
Saltar al contenido

El Gobierno aprueba el nuevo Estatuto de la Biblioteca Nacional de España

09/12/2016
Biblitoeca Nacional de España

El Consejo de Ministros ha dado luz verde hoy al Real Decreto que aprueba el nuevo Estatuto de la Biblioteca Nacional de España, derivado de Ley 1/2015, de 24 de marzo, con el fin de desarrollar su contenido y garantizar el cumplimiento de su mandato.

El Estatuto permitirá en el año 2017 el funcionamiento de los órganos colegiados, lo que deberá significar un impulso tanto para la mejora de la gestión interna como servicios a los usuarios, tanto presenciales como digitales, así como la actividad cultural. Permitirá además el desarrollo de proyectos de investigación, la búsqueda de patrocinios y el emprendimiento de nuevos proyectos a través de la colaboración público-privada.

La Biblioteca Nacional desarrolla su misión en un entorno cambiante que obliga a definir un nuevo modelo de biblioteca basado en la adaptación a las tecnologías de la información  y en la demanda social, por lo tanto, condiciona un nuevo planteamiento de sus funciones que afecta a los procesos internos y al servicio que presta a la ciudadanía.

Por este motivo el Estatuto modifica la estructura básica de la institución y se crean dos nuevas divisiones específicas dedicadas a procesos y servicios digitales y a la actividad cultural.

El Estatuto incorpora a sus órganos rectores al Real Patronato por lo que los órganos rectores de la BNE serán: La Presidencia (titular del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte), el Real Patronato y la Dirección de la Biblioteca.

El Real Patronato está compuesto por el Pleno y por la Comisión Permanente como órganos colegiados de gestión. Entre las competencias del Pleno están el impulso de las iniciativas de mejora y proyectos de colaboración e innovación, proponer el Plan Estratégico Plurianual, el Plan Anual de Objetivos o la participación en sociedades, fundaciones u otras entidades sin ánimo de lucro.

Entre las competencias de la Comisión Permanente están la aprobación de donativos de patrimonio bibliográfico y documental, salida de obras para préstamos externos, precios públicos, proyectos de investigación, futuros desarrollos normativos o el impulso de proyectos de colaboración tanto en el ámbito nacional como en el internacional.