Saltar al menú principal
Saltar al contenido

Aida: el Egipto imaginado

05/03/2018
Aida, el Egipto imaginado

La Biblioteca Nacional de España presenta Aida: el Egipto imaginado (del 6 de marzo hasta el 27 de mayo), una exposición organizada en colaboración con el Teatro Real sobre la obra de Giuseppe Verdi a través de libros, partituras, grabados y fotografías.

Entre las piezas de la muestra se pueden encontrar una partitura de bolsillo en alemán de Aida, fechada en 1888, una tarjeta de abono del Teatro Real de 1850, un libreto de la ópera en cuestión de 1874, un retrato de Verdi, una carta náutica del Canal de Suez (1881), el cartel de la versión cinematográfica de Aida (1953), la litografía Jardín de L’Harmonie (Henry Emy, 1871), la fotografía del compositor realizada en 1862  por Disdéri, y una carta de Verdi al tenor Fraschini de 1862.    

Aida fue un encargo del Teatro de El Cairo, donde se estrenó en 1871. Más allá de la famosa marcha triunfal, Verdi realizó una de sus mejores obras, con momentos mágicos como la consagración en el templo o las delicadas sonoridades de la noche a orillas del Nilo. El mítico Egipto se había puesto sobre el escenario y el enorme éxito de esta ópera reactivó esta moda. Una fortuna que permaneció en otros formatos, como la película italiana protagonizada por una jovencísima Sofia Loren en 1953, que puso la imagen a la voz de la gran soprano Renata Tebaldi.

La exposición Aida: el Egipto imaginado, comisariada por Víctor Sánchez Sánchez, repasa estos contextos en libros, partituras, grabados y fotografías. Un Egipto imaginado que se puso de moda tras la inauguración del Canal de Suez en 1869. Con la repercusión mundial de la obra, el país intentaba mostrar su aspecto más moderno, pero a los ojos de Occidente seguía siendo la mítica tierra de los faraones. La poderosa sugestión del Antiguo Egipto, con sus monumentos y misterios, se mantenía con fuerza en el imaginario colectivo.