Saltar al menú principal
Saltar al contenido

El verano de hace un siglo en la BNE

03/08/2018

La Biblioteca Nacional de España conserva en sus colecciones etiquetas de hoteles, carteles turísticos, postales que recrean escenas de playa, cromos con recetas de helados y otro tipo de materiales como cajas de cerillas, paipáis o tarjetas comerciales que permiten reconstruir las tradiciones, usos y costumbres de la época estival de las primeras décadas del siglo XX. 

Este tipo de representaciones gráficas, conocidas como Ephemera, son documentos que se elaboraron en su día con un propósito específico, publicitario, lúdico o de transmisión de mensajes escritos, pero sin pretender sobrevivir a la actualidad de su mensaje.

Sin embargo, estas decenas de miles de imágenes cotidianas que custodia la BNE, de muy variada procedencia y tipología, abren las puertas del pasado y ayudan a comprender cómo vivía la sociedad de la época, explica Rosario Ramos, jefa de la sección de Ephemera de la Biblioteca Nacional de España.

Con una selección de estos materiales se puede recrear la vida social, cultural y económica del verano de hace un siglo: cómo eran los establecimientos hoteleros y qué prestaciones ofrecían (lujos como agua caliente), cómo evolucionó en estas décadas el traje de baño, qué actividades se realizaban en las vacaciones y qué productos, como chocolates o helados, se consumían. 

Estos fondos, asegura Ramos, tienen un enorme valor sociológico, antropológico, histórico, documental y artístico: “Las colecciones de ephemera de la BNE abarcan amplios periodos cronológicos, lo que nos ofrece la posibilidad de observar los cambios en los hábitos, en las mentalidades, en el comportamiento… También en las actitudes y en la indumentaria o incluso en la forma de presentarse de las diferentes sociedades”.

Información relacionada