Saltar al menú principal
Saltar al contenido

Nuevos períodos de cuarentena para materiales bibliográficos

28/08/2020
Libro metiendo en su plástico protector

La BNE reducirá el tiempo de cuarentena de sus fondos de dos semanas a una tras estudiar los resultados de los últimos informes relativos a la pervivencia del SARS-CoV-2.

El pasado 18 de agosto la organización cooperativa mundial de bibliotecas OCLC junto al Instituto de Servicios de Museos y Bibliotecas de Estados Unidos y la Fundación Battelle, publicaron parte de los resultados de un estudio que están realizando sobre la pervivencia del SARS-CoV-2, virus que causa la COVID-19, en los diferentes tipos de materiales que albergan las colecciones de archivos, bibliotecas y museos. La finalidad de este proyecto, denominado REALM (REopening Archives, Libraries and Museums) es ofrecer información de relevancia científica con el fin de reducir los riesgos por exposición al virus de trabajadores y usuarios de las instituciones de la memoria, así como y establecer pautas para la manipulación segura de libros, documentos y materiales de archivos, bibliotecas y museos. Sus investigaciones comenzaron hace cuatro meses y ya han publicado varias tandas de resultados que nos permiten establecer con mayor fiabilidad nuevos plazos de cuarentena para los materiales albergados en nuestras colecciones.

Los objetivos del estudio eran básicamente tres. En primer lugar, conocer las vías de propagación del virus en los ambientes de trabajo de archivos, bibliotecas y museos. En segundo lugar, determinar el tiempo de pervivencia de la carga vírica en las diferentes superficies y materiales con los que están elaborados los documentos y, finalmente, verificar la efectividad de las medidas de prevención y descontaminación disponibles en dichas instituciones. Para ello se han realizado cultivos con el virus en libros encuadernados y en rústica, libros recubiertos con plástico y cajas y materiales magnéticos y digitales como CDs, DVDs, casetes y cajas y contenedores de archivo.

Los resultados obtenidos hasta el momento muestran que, en la línea de lo que ya se conocía, la carga vírica de los materiales contaminados con SARS-COV-2 se reduce con la cuarentena, aunque varía según el tipo de materiales. Así el tiempo de permanencia en materiales porosos como el papel es inferior al de materiales plásticos y contenedores. En cualquier caso, el virus se hace indetectable de forma natural en todos los materiales al cabo de cinco días. Una última tanda de resultados se espera para la segunda quincena de septiembre en la que se analizará el comportamiento del SARS-CoV-2 en las condiciones normales de instalación en los depósitos que albergan estos materiales en archivos, bibliotecas y museos.

A la vista de los resultados del estudio REALM, la BNE realizará una reducción del período de cuarentena de 14 a 7 días. El resto de medidas de prevención en la consulta de las obras de la BNE como mantener la distancia interpersonal, el uso de mascarilla, la limpieza frecuente de manos con jabón o gel hidroalcohólico y la higienización constante de los espacios de trabajo se mantendrán como hasta ahora. 

Toda la información sobre el proyecto REALM puede encontrarla en https://www.webjunction.org/explore-topics/COVID-19-research-project.html. Sobre medidas de prevención adoptadas por bibliotecas de todo el mundo, pueden encontrar información actualizada en https://www.ifla.org/covid-19-and-libraries.