Saltar al menú principal
Saltar al contenido

La BNE adquiere una carpeta de mapas de España usados durante la Guerra Civil por el bando sublevado

09/04/2021

Carta alla scala 1:200.000 a tinte ipsometriche [BNE, GMC/34/770]

Entre las adquisiciones relevantes que la Biblioteca Nacional de España realizó en 2020 para alimentar su fondo patrimonial, destaca la realizada por el Servicio de Cartografía que, en su esfuerzo por seleccionar y adquirir mapas de la primera mitad del siglo XX, compró una carpeta con trece mapas itinerario de distintos lugares de España, levantados por cartógrafos italianos pertenecientes a la Sezione Topocartografica del Corpo Truppe Volontarie durante la Guerra Civil Española.

El Corpo Truppe Volontarie fue una fuerza italiana de combate del ejército de tierra fuertemente equipada, enviada por Mussolini a España en 1936 para apoyar al bando del General Franco. El bando sublevado no disponía entonces de mapas ni de instituciones cartográficas que pudieran producirlos, ya que Madrid permanecía en manos de la República y controlaba el Depósito de la Guerra y el Instituto Geográfico (organismos que realizaban la cartografía oficial de España).

La Sezione Topocartografica fue una unidad de cartógrafos militares experimentados, enviada a España desde el Istituto Geográfico Militare de Florencia en el mes de mayo de 1937 y que se instaló en Vitoria. Se dedicó al dibujo y la edición de cartografía a diferentes escalas para el Corpo di Truppe Volontarie y para otras unidades del ejército sublevado. Dada la necesidad urgente de mapas de uso militar, para la revisión y puesta al día de la cartografía a pequeña escala, no hicieron levantamientos cartográficos regulares, sino que compilaron y redibujaron diversos mapas de la cartografía española ya existentes.

Los mapas itinerario a escala 1:200.000 que la Biblioteca Nacional de España ha adquirido, representan Gerona, Tarragona-Barcelona, Jaca-Huesca, Tarragona-Lérida, Teruel-Tortosa, Valencia, Priego, Cuenca, Albacete, Madrid, Toledo, Ciudad Real y Córdoba.
Pese a estar ideados como mapas para uso de las unidades motorizadas, también fueron empleados por los pilotos italianos y alemanes, que los valoraban por su mejor legibilidad y por su impresión a color. Para la creación de los mismos los cartógrafos italianos se valieron del Mapa Topográfico Nacional de España a escala 1:50.000.

Estos mapas que forman parte de la historia de la cartografía durante la Guerra Civil Española ya están catalogados, digitalizados y disponibles para su consulta en la Biblioteca Digital Hispánica de la BNE.