Saltar al menú principal
Saltar al contenido

Abraham Guerrero se hace con el Premio Adonáis 2020 en la BNE con su poemario Toda la violencia

18/12/2020
Premio Adonáis

La Biblioteca Nacional de España ha acogido hoy el acto de proclamación y entrega de la 74ª convocatoria del Premio Adonáis, premio que, desde 1943 (cuando nació de la mano de la Biblioteca Hispánica y organizado desde 1949 por Ediciones Rialp) propone contrarrestar la creciente oficialidad de la poesía.

El jurado de este premio, verdadero escaparate desde el que conocer un pluralismo de nombres y tendencias indispensable para entender el panorama poético de nuestro tiempo, por primera vez se ha reunido al completo por Zoom debido a las circunstancias actuales, y ha estado compuesto por: Carmelo Guillén Acosta, Aurora Luque, Julio Martínez Mesanza, Eloy Sánchez Rosillo, Enrique Garcia-Máiquez y Amalia Bautista. A estos nombres se les ha sumado en esta ocasión, como invitado de honor, Ignacio Elguero, director de Radio Nacional de España.

 

Toda la violencia de Abraham Guerrero une compromiso y lirismo

En 2020 el premio Adonáis, “por haber alcanzado un admirable equilibrio entre compromiso social, poesía arraigada y lirismo lírico”, ha sido concedido al poemario Toda la violencia de Abraham Guerrero (Arcos de la Frontera, Cádiz, 1987), Licenciado en Filología Hispánica que actualmente ejerce como profesor de Lengua y Literatura en Secundaria y Bachillerato. Ha leído para la ocasión un fragmento de su libro en el que se pregunta “cómo hacemos, Señor, para criar a nuestro primer hijo en este mundo que nos inunda de plagas, de empleo temporal…”, con un mensaje muy acorde a nuestro presente.

En esta ocasión, se han concedido además tres accésits. Han sido para Ignacio Pérez (Málaga, 1996) con su Márgenes de error, “por su invitación a explorar los límites de la vida”, que ha leído un fragmento dedicado a su abuelo en el que “hace un día maravilloso para morir” ; la Vieja escuela, poemario de Rodrigo Olay (Asturias, 1989) “por la fértil interacción de vida y literatura con un sobresaliente uso de la dicción clásica” que, a través de video conexión, ha leído: “canté el dolor porque su fuego ardía en su columna más alta”; y a La edad ligera de Marta Jiménez (Madrid, 1990), que con sus propias palabras galardonadas ha dicho “poesía soy yo porque soy la pluma”.

El premio Adonáis es un prestigioso reconocimiento en el que ya resulta un honor llegar a ser uno de los nominados o nominadas. Sus creaciones nos demuestran que la poesía, en España, está más viva que nunca. Sus nombres, en 2020, son: Jorge Solís con Mundo malvado; Estefanía Cabello con Cartas a Oklahoma; Daniel Arana con Cantos del desarraigo; Luciana Jazmín Coronado con Los hijos imperfectos; Diego Medina con En vecindad, no en compañía; Marina Casado con Bajo una luz tan alta; Carla Nyman con Movernos en la sed; Luis Escavy con Otra noche en el mundo; Cristina Sanz con Oquedades; Daniel Fernández con Precipitaciones moderadas; Felix Moyano con Cuando llegue la hora y Fernando García con Resurgencias.

El Premio Adonáis, junto a la colección del mismo nombre, tiene el compromiso de promocionar voces nuevas y ofrecer una radiografía de la evolución de la poesía española de las siete últimas décadas, con más de 8400 poemarios presentados a concurso y más de 670 publicaciones en la colección.