Saltar al menú principal
Saltar al contenido

La colección de carteles está formada por documentos desde el siglo XVIII a la época actual, entre los que destaca una variada tipología, publicitarios, espectáculos, políticos, etc. Los carteles son una forma de comunicación en el campo comercial, cultural y político, y poseen además un carácter artístico, constituyendo así una fuente importante para el conocimiento de la sociedad en cada momento.

Los carteles son documentos con carácter efímero, realizados para dar una información puntual sobre un acontecimiento, para anunciar un nuevo producto o persuadir a las masas a asistir a un acto. Sin embargo, constituyen un material cuyo conocimiento y preservación resulta esencial para el estudio de la evolución de una sociedad, de sus gustos, inquietudes, de su vida cotidiana, así como del desarrollo de la publicidad y el diseño. Cuando ha concluido su función esencial de anunciar o persuadir el cartel adquiere otros valores: artísticos, históricos, sociológicos, etc.

Subcolecciones

Los carteles podrían estar clasificados según diferentes criterios (tipología, características físicas, autores, fecha de impresión, contenido, finalidad, etc.)

En la Biblioteca Nacional se ha optado por una clasificación en función de su tipología. Aunque se podría interpretar que todos los carteles son publicitarios porque esa es su finalidad, independientemente de que se intente vender un objeto o una idea política, para facilitar la comprensión de esta colección se han establecido tres subcolecciones.