Saltar al menú principal
Saltar al contenido

Historia y fondos

1. Dibujos

Dibujo género. El discurso

La importante y extensa colección de dibujos con que cuenta la BNE y que la hace una de las principales colecciones de dibujo a nivel internacional se ha formado a lo largo del tiempo y es un elemento vivo en constante crecimiento, fruto de las adquisiciones, intercambios y donaciones que van llegando y enriquecen estos fondos, con el objetivo de dar a conocer la evolución del dibujo a lo largo del tiempo.

Gracias a la labor del primer responsable de la Sala de Estampas, Isidoro Rosell (1868-1878), se procedió a la separación del material gráfico disperso en las colecciones procedentes de la Biblioteca Real, dando lugar a una colección propia que se conformó en la recién creada Sala de Estampas, en la que se incluyó la compra realizada por el Estado al coleccionista Valentín Carderera en 1867. El intercambio de estampas duplicadas a otros coleccionistas, como el pintor y coleccionista Manuel Castellano, contribuyó a enriquecer la recién nacida colección.

En 1899 también ingresaron más de 1.000 dibujos procedentes de la colección formada por José de Madrazo y que a su muerte se repartió entre sus herederos.

Durante todos estos años siguieron adquiriéndose dibujos y durante la gestión del sustituto de Rosell, Angel Mª de Barcia, se consiguieron importantes donaciones que el propio Barcia iba reflejando en la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, entre las que destacan las de Rafael Moleón y Rogelio Egusquiza.

En 1904 ingresan en la Biblioteca los dibujos de Eugenio Izquierdo sobre temas no botánicos que había en su biblioteca, depositada en el Museo de Ciencias Naturales.

Poco a poco el cuerpo de la colección se va nutriendo y los posteriores bibliotecarios responsables de ella no dejan de escatimar esfuerzos por alimentarla y procurar su crecimiento.

Después de la Guerra Civil ingresaron los dibujos procedentes de la Junta de Incautación y Recuperación de obras de Arte que no habían sido reclamados por sus propietarios y en 1951 Henriette Nigrin, viuda de Mariano Fortuny Madrazo realiza la donación de algunos de sus dibujos y muchos de los de su padre, Mariano Fortuny Marsal.

 

Dibujo infantil. Bombardeo

Durante la segunda mitad del siglo XX se siguen adquiriendo una gran variedad de obras, desde dibujos cervantinos y dibujos de artistas contemporáneos hasta dibujos de niños que estuvieron en las colonias escolares de verano de 1936 y 1937. Además se recibe el fondo gráfico de la disuelta Sección de África, se compran dibujos originales para tebeos de los años 40 y 50 y hay un fuerte empuje de las donaciones, con la recepción de fondos tan importantes como los de Antonio Fernández Alba y Secundino Zuazo, compuestos por miles de planos y dibujos de arquitectura, así como las voluminosas donaciones de humoristas gráficos como Chumy Chúmez, Peridis y Forges, entre otros.

2. Los fondos

Dibujo religioso. San Jerónimo

La colección de dibujos originales de la Biblioteca Nacional, que se conserva en el Servicio de Dibujos y Grabados, es una de las más importantes del país tanto por la calidad como por el volumen de sus fondos, que comprenden más de 80.000 obras desde el siglo XV hasta la actualidad.

Entre los dibujos de escuela española, hay obra original de artistas como El Greco, Velázquez, Alonso Cano, Murillo, Claudio Coello, Paret, Salvador Carmona, Ventura Rodríguez, Villanueva, Goya, Alenza y Fortuny, entre otros, convive con la de artistas de las últimas vanguardias como José Caballero, Julio González, Vázquez Díaz, Benjamín Palencia, Manolo Millares, Eusebio Sempere, etc.

Entre la numerosa representación de dibujo italiano de los siglos XVI a XIX destaca la obra de artistas como Vincenzo Casale, Arcimboldo, Aniello Falcone, Guido Reni, Bernini, Luca Giordano, Giambattista Tiepolo, Piranesi y Maratti. En cuanto al dibujo portugués, se conserva en el Servicio de Dibujos y Grabados de la Biblioteca Nacional una obra maestra del s. XVI, De Aetatibus Mundi Imagines, de Francisco de Holanda. Por último, junto a estas escuelas con mayor representación, se custodia, además, una selección escogida de dibujo francés (Claudio de Lorena, Charles de la Traverse…), y una pequeña muestra de dibujo alemán, flamenco y holandés.

 

Dibujo arquitectura. Orden dórico

Desde un punto de vista temático, la colección es muy variada. Aunque predominan los temas religiosos, hay un valioso fondo de dibujo arquitectónico y de ornamentación que desde el s. XVI llega hasta nuestros días, sin olvidar los temas mitológicos, históricos, las escenas de género, academias, retratos, vistas y paisajes, dibujos para ilustraciones de obras literarias, comics, mobiliario, joyería, platería, toros, etc.

Así mismo la variedad técnica permite hacer un trazado de todos los medios empleados en el dibujo como la pluma, el lápiz negro, la aguada o la sanguina hasta el dibujo por ordenador.

Uno de los hitos en la conservación de esta colección tan importante de dibujos es la elaboración por Barcia del Catálogo de la colección de dibujos originales de la Biblioteca Nacional publicado en 1906. Catálogo aún en uso a nivel internacional, que recoge la descripción de más de 10.000 dibujos organizados por escuelas y autores. La aproximación de Barcia, en muchos casos con atribuciones y dataciones, con los medios y recursos que se disponían en ese momento es de una precisión admirable.

Bajo la dirección de Enrique Lafuente Ferrari (1930-1942) se comenzaron a publicar artículos sobre los fondos de la Sección de Estampas y Bellas Artes y a organizarse exposiciones y editar catálogos, labor de difusión que no ha dejado de hacerse hasta la fecha, algunos de ellos accesibles a través de internet. Además se procedió a la reestructuración de los fondos y la organización del trabajo para su catalogación, lo que dio lugar al inventario formal de los dibujos reseñados en el catálogo de Barcia.

A mediados del siglo XX se inventariaron otros miles de dibujos que no constaban en el catálogo de Barcia, denominados Adiciones a Barcia (AB), y se formaron los ficheros fotográficos de todos los dibujos que había en ese momento y que a día de hoy siguen a disposición del público en la Sala Goya.

3. En la nube

Dibujo mitológico. Hero y Leandro

La catalogación de los fondos sigue la normativa internacional vigente siguiendo las normas de catalogación ISBD consolidadas según el formato Marc21. Desde los años 80 se ha venido trabajando en la disposición del catálogo automatizado de los fondos. Este es un catálogo en línea en continuo crecimiento según se procesan los fondos, y en continua actualización, gracias a las aportaciones de usuarios y expertos en la materia.

Además se cuenta con más de 12.000 dibujos digitalizados de los cuales el 88% forma parte del fondo antiguo y es de dominio público. Estos están accesibles a través de la Biblioteca Digital Hispánica mediante una búsqueda tradicional o bien facetada por colecciones.

Otro de los proyectos más recientes de la BNE es el Archivo de la Web Española, mediante el que se pretende recoger el patrimonio documental español en Internet. Desde esta herramienta se puede acceder a una colección especializada en Bellas Artes, en la que se encuentran las páginas de artistas y sus obras para poder acceder según eran en el momento de la recolección.

Otra de las herramientas que se está empleando para la difusión de los dibujos es la App Second Canvas con la que se busca difundir las obras maestras de la BNE, entre las que se encuentran algunos dibujos en alta resolución con comentarios sobre los detalles de los mismos, el autor y su contexto. Por todo ello esta colección es una fuente inestimable no sólo para el estudio del dibujo, sino para la Historia del Arte, la Ilustración o el Papel, entre otros.