Saltar al menú principal
Saltar al contenido

Fotografía - Historia de la colección

1. Historia de la colección

La fotografía fue llegando a la Biblioteca Nacional desde poco después de su aparición pública en 1839. En pocos años, la fotografía, comienza a estar presente en publicaciones de distinto carácter bien ilustrando textos o conformando la totalidad del contenido del libro.

Algunos directores de la Biblioteca Nacional en el siglo XIX se dieron cuenta del potencial de la fotografía en la transmisión del conocimiento y se preocuparon de que las imágenes fotográficas formaran parte de sus fondos gráficos e iconográficos al igual que otro tipo de estampas. Se comenzaron a comprar importantes obras que se iban editando y que contenían fotografías, así llegaron ejemplares de obras como Jerusalem de A. Salzmann (1856) o Cités et ruines americaines... por D. Charnay (1863), etc. Por otra parte hubo obras con fotografías que llegaron procedentes de la Biblioteca Real como Recuerdos fotográficos de la visita de SS.MM. y AA.RR. a las provincias de Andalucía y Murcia... de C. Clifford (1862).

Derivado de las leyes de imprenta y el depósito de la propiedad literaria, hubo algunos fotógrafos que depositaron fotografías en la Biblioteca, así en 1866 hay un importante depósito realizado por el fotógrafo J. Laurent. No fueron muchas las fotografías que llegaron por este camino ya que pocos fotógrafos, en nuestro país, se acogieron al depósito.

En 1871 J.E. Hartzenbusch teniendo el convencimiento de que la fotografía debía estar bien representada en la institución y que las donaciones no eran frecuentes y la compra directa a veces era onerosa, recurre a una política de intercambios, así propone un canje al pintor Manuel Castellano, propietario de una espléndida colección de cerca de más de 20.000 fotografías, ofreciéndole estampas duplicadas y multiplicadas que poseía la Biblioteca Nacional, una vez concedidos los permisos pertinentes, la colección llegó a esta institución. Una segunda parte de esta colección se compró al sobrino del pintor a la muerte de éste en 1880.

La Colección Castellano está constituida por retratos principalmente y vistas, la mayoría de las fotografías están reunidas en álbumes. Constituye esta colección un conjunto de fotografías irrepetible por su rareza y calidad extraordinarias. El periodo cronológico que abarca es desde 1853 a 1880, aunque el grueso de la colección es de 1855 a 1875.

A lo largo de los años se han ido incorporando otras colecciones y fondos fotográficos diversos sobre todo de retratos, dentro de la tradición de las bibliotecas nacionales de reunir imágenes de las personalidades del país que han destacado en cualquiera de los campos de la historia, la ciencia o el arte a lo largo del tiempo. En 1970 se depositaron las colecciones de retratos de la Junta de Iconografía Nacional, cuando esta institución se disolvió. Así mismo en 1963 se compró a una importante colección de retratos de personajes del circo y del espectáculo que perteneció Leonard Parish y más tarde a César Fernández Ardavín.

El año 1980 se incrementó el número de fotografías con la llegada del llamado Archivo de la Guerra Civil Española procedente de la "Sección de Guerra Civil" del Ministerio de Información y Turismo.

En 1984 se adquirieron los fondos del estudio fotográfico Amer-Ventosa de Madrid, compuesto principalmente por retratos de la sociedad española desde el año 1947 a 1979.

En el año 1989 y con motivo del 150 aniversario de la aparición pública de la fotografía se presentaron los fondos que en ella se conservaban y se le dio una clasificación y estructura para que pudieran ser consultados y conservados adecuadamente, al mismo tiempo se editó la guía-inventario de estos fondos donde se recoge su naturaleza y contenidos: 150 años de fotografía en la Biblioteca Nacional: guía-inventario de los fondos fotográficos.

En los últimos años se ha ido incrementando la presencia de materiales fotográficos en la Biblioteca Nacional, habiéndose hecho importantes adquisiciones que van paliando las lagunas que se detectaron al realizar el inventario, por otra parte se sigue una política de recuperación de fondos que se hallen en peligro de dispersión y se consideren importantes para el estudio de la fotografía en nuestro país en el más amplio espectro.

2. Los fondos

Los fondos de la BNE están constituidos por cientos de miles de fotografías de distinta naturaleza, el grueso de ellos está comprendido en el período de 1850 a 1990, y aunque hay lagunas se puede decir que están representados casi todos los caminos que ha seguido la evolución y desarrollo de la fotografía desde su aparición.

Están estructurados en primera instancia según la forma en que fueron generados y la manera en que se presentan: Libros y fotografías sueltas. Así hay un importante volumen de libros con fotografías originales, bien ilustrando un texto o conformando la publicación entera, entre ellos hay piezas de gran relevancia dentro de la historia de fotografía. Así mismo hay un buen número de libros ilustrados con fotografía impresa por alguna de las técnicas fruto de las investigaciones realizadas desde 1850 para lograr trasladar la imagen fotográfica a una plancha de grabar.

Se conservan colecciones de fotografías reunidas en álbumes, alguna de las cuales perteneció a personajes ilustres del siglo XIX como la Colección Castellano, la de Eugenio Hartzenbush, Amador de los Ríos, Narciso Hergueta, etc. y que reúnen principalmente retratos y vistas realizadas por diversos fotógrafos.

Dentro de las fotografías sueltas hay importantes conjuntos fotográficos, en los que las fotografías tienen un nexo común en origen que las une, bien ser el resultado de la actividad fotográfico-comercial de un estudio, o pertenecer a una recopilación o archivo sobre un tema determinado. Entre estos conjuntos podemos distinguir las recopilaciones de retratos como el de la Junta de Iconografía Nacional que reúne personajes españoles de todas las épocas mediante reproducciones fotográficas o retratos directos, o el correspondiente a los retratos que pertenecieron a la redacción de la revista la Ilustración Española y Americana.

Entre los conjuntos temáticos, la Colección Fernández Ardavín - Leonard Parish que recoge cientos de fotografías de personajes del mundo del circo y del espectáculo de diversos países y corresponden en su mayoría al periodo de 1880 a 1910. Cabe destacar el llamado Archivo de la Guerra Civil que reúne miles de fotografías y es fruto de diversas labores de recopilación fotográfica realizada por los organismos de propaganda durante y después de la contienda (1936-1939), en él está representada la más variada temática de ambos frentes. Otro fondo importante es el del antiguo Protectorado español en Marruecos que recoge fotografías de los primeros sesenta años del siglo XX y que aúna los fondos fotográficos de la Dirección General de Marruecos y Colonias y los que llegaron con la Biblioteca especializada en temas africanos de Don Tomás García Figueras.

A estos conjuntos hay que unir los archivos fotográficos constituidos por el material producido por un estudio fotográfico en el ejercicio de su actividad. Se encuentran aquí los archivos de los estudios de Amer-Ventosa, Kâulak, V. Ibáñez y Gyenes. Otros archivos que se conservan aunque no tan numerosos como éstos son los de Lagos y el de Edward Foertsch. En el año 2005 se han adquirido los archivos de Calvache y de Cecilio Paniagua. 

Hay también una cantidad importante de fotografías independientes en cuanto que no pertenecen a ninguna colección concreta y se hallan físicamente "sueltas", este es un bloque de material muy diverso en cuanto a su calidad e interés, pero hay un buen número de ellas que constituye un conjunto de valor extraordinario en muchos aspectos. Esta parte del fondo lo conforman más de 15.000 fotografías, desde daguerrotipos, calotipos, papeles albúmina, platinotipos, papeles baritados, etc., hasta llegar a los soportes modernos. En esta parte del fondo están representados muchos de los fotógrafos que trabajaron en España en el siglo XIX, podemos citar entre otros a A. Alonso Martínez, J. Martínez Sánchez, José Mª Sánchez, F. y E. Debas, E. Beauchy, C. Alguacil, C.Franzen etc., destacando en cuanto a la cantidad de fotografías que aquí se conservan: J. Laurent, y Charles Clifford, de los que se puede decir que la BNE es un punto de referencia importante para su estudio. También hay una representación de fotógrafos extranjeros como Carjat, Disderi, Ponti, A. Quinet, Anderson, Zangaki, etc.. Como no podía ser de otra forma, muchas de las fotografías son anónimas o de autor no identificado.

Información sobre la consulta de fondos

La consulta de los fondos fotográficos correspondientes al siglo XIX es restringida por razones de conservación, y se realiza en un gran porcentaje a través de reproducciones en diapositiva.

Los fondos de negativos no son consultables directamente, se está realizando la reproducción en forma digital de algunos de ellos, ya está a disposición de consulta en la Sala Goya el fondo de retratos del archivo Lagos.

Las fotografías correspondientes a los archivos de los estudios fotográficos comerciales están en fase de ordenación e inventario por lo que no están aun a plena disposición hasta que se finalice su tratamiento técnico y no se les ha asignado aún una signatura normalizada.

3. Bibliografía sobre la colección

KURTZ, Gerardo F. e Isabel Ortega: 150 años de fotografía en la Biblioteca Nacional. Guía - inventario de los fondos fotográficos. Madrid : Ministerio de Cultura; Ediciones El Viso, 1989.