Saltar al menú principal
Saltar al contenido

RDA en Europa

La respuesta que ha tenido RDA en la comunidad bibliotecaria europea ha sido bastante dispar hasta el momento. Dejando de lado el caso de la British Library, que ha sido parte activa en la redacción de RDA, se pueden distinguir tres grandes grupos de bibliotecas en función de la decisión que hayan tomado respecto al nuevo estándar de catalogación.

  1. Por un lado, bibliotecas que han implementado RDA (o han decidido una fecha y han diseñado un plan de implementación), a pesar de las diferencias existentes con las reglas que utilizaban anteriormente. En este caso se ha intentado minimizar el conflicto entre unas reglas y otras, de manera que esas diferencias entorpezcan lo menos posible la incipiente implementación. Los casos más destacables de esta primera línea son los de Alemania, Austria, Suiza, Holanda, Suecia y Finlandia.
  2. Por otro lado están las bibliotecas para las que han pesado más esas diferencias que el impulso internacionalista del nuevo código. Es el caso de la Biblioteca Nacional de Francia, que no se plantea implementar RDA mientras no se acerquen posturas en aquellas instrucciones en las que la diferencia con las políticas catalográficas francesas actuales parecen insalvables.
  3. El tercer grupo de bibliotecas, el más numeroso de momento, es el de aquellas bibliotecas que se encuentran a la espera de tomar una decisión. Siguen de cerca todo lo relacionado con RDA y trabajan en foros internos y externos que estudian la viabilidad de una posible implementación. En este grupo, con diferente nivel de implicación y en diferente etapa de estudio, se encuentran países como Dinamarca, Noruega, Polonia, Croacia o Turquía.

Las grandes bibliotecas europeas trabajan de manera conjunta en el debate sobre las especificidades de RDA en relación a su posible implementación en bibliotecas europeas en EURIG, Grupo Europeo de Interés en RDA, del que la BNE es miembro fundador.

Información relacionada