Incunables

Con el término incunable se denomina a los libros impresos antes del 1 de enero de 1501, si bien los productos de la imprenta posteriores a esta fecha no presentan características que los haga diferentes.

La Biblioteca Nacional de España cuenta con la colección más importante del país donde están representadas las principales imprentas españolas y la mayor parte de las imprentas europeas. Los primeros ejemplares llegaron con uno de los fondos fundacionales, la biblioteca de Juan Francisco Pacheco Téllez Girón, duque de Uceda, confiscada por Felipe V, pero sólo a partir de 1736 podemos hablar realmente de una colección de incunables de la Biblioteca Real. En ese año, Juan de Iriarte, gracias al apoyo del bibliotecario mayor Blas Antonio de Nasarre, consiguió llevar a buen término una permuta de volúmenes con el Convento dominico de Santo Tomás, de Ávila, incorporando a la colección real 315 ejemplares de ediciones del siglo XV.

Historia de la colección

La compra de bibliotecas particulares, de eruditos o nobiliarias, fue el procedimiento más habitual durante el siglo XVIII para el incremento de la colección de la Biblioteca Real.

Un nuevo momento de interés en la historia de la formación de la colección de incunables de la Biblioteca Nacional de España tiene lugar en 1886 con la incorporación de la biblioteca ducal de Osuna e Infantado. Merecen además recuerdo expreso otros dos acontecimientos: en primer lugar, el envío de la biblioteca del Ministerio de Fomento, que tiene lugar en 1888, que incorporó quince incunables; y, en segundo lugar, la célebre subasta celebrada en París, en 1891, para liquidar la biblioteca de Ricardo Heredia y Livermore, conde de Benahavis, ocasión en la que la Biblioteca logró una decena de ejemplares importantes. El siguiente gran momento en la formación de la colección ocurre en 1899, cuando se incorpora la biblioteca de Pascual de Gayangos y Arce. Sus ejemplares en el conjunto de la colección son multitud en comparación con los fondos a los que se viene aludiendo.

La colección de incunables de la BNE ha continuado creciendo, gracias a las adquisiciones de ejemplares aparecidos en el mercado nacional e internacional o en poder de particulares.

La colección reúne actualmente dos ediciones de libros xilográficos, representadas cada una por el respectivo ejemplar, y 2298 ediciones incunables representadas por 3159 ejemplares.

Subcolecciones

Subcolecciones
Liber chronicarum
Incunabula with engravings

With engravings on wood.