Valdés Nicolau, Francisco

Valdés Nicolau, Francisco

1892
1936
Categorías
  • Fallecidos en 1936
  • Ensayistas y prosistas

Francisco Valdés Nicolau nació en el pueblo extremeño de Don Benito en 1892, en una familia de grandes terratenientes. En 1910 se trasladó a Madrid, donde empezó la carrera universitaria de Derecho, aunque paralelamente acudía a clases en la Facultad de Filosofía y Letras. En la capital participó en tertulias y cenáculos literarios donde conoció a figuras emblemáticas de la literatura española, en gran parte, escritores de la llamada generación del 98 y novecentistas, y luego vanguardistas.

Durante su estancia en la Residencia de Estudiantes, coincidió con Juan Ramón Jiménez, con quien entabló amistad. Emprendió varios viajes por Europa: fue a París, Berlín, Hamburgo, Bruselas, y Portugal, entre otros. Pero es más bien el paisaje español, y andaluz en particular, el que influyó especialmente en su obra.

En Madrid colaboró con distintos periódicos, entre los cuales destacan ABC, Informaciones, El sol, y El norte de Castilla.

 

 

En 1924, en la colección “Libros para amigos” de Cossío, se publicó su primera obra, Cuatro estampas extremeñas con su marco, que luego en 1932 volvió a editar ampliada, formando las Ocho estampas extremeñas con su marco. Ambos volúmenes fueron no venales, y su tirada constó de un número limitado de ejemplares. En ellos sobresale el regionalismo y el folklorismo: Valdés cuenta anécdotas palpitantes de la vida cotidiana y describe la realidad rural en su Extremadura natal.

La naturaleza aparece domesticada a la vez que respetada y cuidada por el hombre, por lo cual estas obras le confieren al autor un carácter de ecologista avanzado. Además, es manifiesta su defensa de la libertad y de la tolerancia, así como su conciencia del valor del amor de la pareja y su aprecio por la mujer. Por otra parte, en las Estampas ya se aprecia la precisión del lenguaje al que siempre recurriría el escritor. Su amigo Manuel Hidalgo afirmó lo siguiente al respecto  de su estilo: “se deleita en la lengua, la mima, la restituye a su noble misión.”

El fallecimiento de su padre en 1929 obligó a Valdés a volver a Don Benito, para encargarse de la administración de la hacienda familiar. A partir de entonces, paralelamente a sus asuntos literarios, se involucró en la mejora de la vida cultural del pueblo, publicando un periódico La semana y trabajando como profesor en el Colegio de San José. Su cambio de ambiente geográfico supuso, a pesar de todo, un cierto aislamiento cultural y una ruptura con su experiencia cosmopolita y viajera anterior.

 

 

Francisco Valdés, escritor

Resonancias Resonancias, 1932

En 1932 publicó Resonancias, una colección de unos diez ensayos de temas diversos publicados previamente en periódicos y revistas entre 1925 y 1928. Al año siguiente, aparecieron las Letras: Notas de un lector, que hacían alusión a escritores “consagrados” de la época como a su admirado Juan Ramón Jiménez, Azorín, Machado, Baroja o Gerardo Diego. De este admirable trabajo analítico destaca su gran capacidad crítica y literaria y su talento para discernir las virtudes de cada uno.

Póstumamente se publicaron las Cartas de amor de Valdés a su futura mujer, Magdalena Gámir, escritas entre 1932 y 1934. En ellas, a lo largo de largas introspecciones, aparece como un personaje melancólico y deprimido. Con apenas cuarenta años, concluía: “un hombre con el alma vieja no puede ir a parte ninguna. Y yo la tengo. Me la siento vieja, cansada, hasta podrida.” Aparece asimismo como un perfeccionista, exigente consigo mismo, aunque indulgente con los demás. De hecho, dejó inacabados varios trabajos o no se atrevió a publicarlos por falta de confianza en sí mismo.

Si el nacimiento de su hijo en 1935 logró atenuar su decaimiento, lo que más le estimuló fue su compromiso ideológico en los principios de la Guerra Civil Española. Ya había participado activamente en la política como concejal del Ayuntamiento, defendiendo los derechos de los labradores. A la llegada de la Segunda República, se puso en contra del gobierno, manifestando una radicalización política de tinte reaccionario, aunque no violento. Acabó encarcelado el 15 de agosto de 1936 y fusilado por las milicias frentepopulistas el 4 de septiembre.

(Servicio de Información Bibliográfica)

LEER TEXTO COMPLETO
OCULTAR TEXTO

Cronología

1910

Se traslada a Madrid donde empieza la carrera de Derecho.

1929

Regresa a la hacienda familiar en Don Benito y trabaja como profesor de colegio.

1933

Publica Letras. Notas de un lector.

1936

Es encarcelado el 15 de agosto y fusilado por las milicias frentepopulistas el 4 de septiembre.

1924

Se hace un tiraje numerado de su primera obra Cuatro estampas extremeñas con su marco (luego ampliadas a Ocho estampas en 1932).

1932

Publica Resonancias

1934

Se casa con Magdalena Gámir, con quien mantuvo una relación epistolar que su hijo publicó en 1997 con el título Cartas de amor de Francisco Valdés a Magdalena Gámir 1932-1934.