Teresa de Jesús, Santa

Teresa de Jesús, Santa

1515
1582
Lugar de nacimiento
Ávila o Gotarrendura
Lugar de fallecimiento
Alba de Tormes ( Salamanca)
Categorías
  • Religiosos

Mística y escritora, bautizada como Teresa Sánchez de Cepeda Dávila y Ahumada, aunque ella utilizó primero Teresa de Ahumada y luego Teresa de Jesús. No está muy claro si nació en Ávila o en Gotarrendura, un pequeño municipio cercano a la capital castellana, pero sí sabemos que lo hizo el 28 de marzo de 1515. Su abuelo, un rico mercader de paños de Toledo había sido condenado por prácticas judaizantes y tuvo que trasladarse a Ávila.

Su padre, Alonso Sánchez de Cepeda, tras el fallecimiento de su primera  esposa y con tres hijos a su cargo, se casó con la noble castellana Beatriz de Ahumada, de quince años, con quien tuvo otros diez hijos, incluida Teresa.  La influencia que Beatriz ejerció sobre su hija fue muy positiva pues se convirtieron en compañeras y confidentes, además de ser la persona que la enseñó a leer y escribir. Su padre era también aficionado a los libros, por lo tanto Teresa creció en un entorno de aprecio a la lectura nada común en aquella época, especialmente para una mujer.

Durante su adolescencia sufrió la pérdida de su madre, lo que provocó que su padre la ingresara en un convento que aceptaba el alojamiento de doncellas mientras esperaban el momento de casarse. Al principio no tenía intención de hacerse monja, pero tampoco quería casarse, de modo que el aprendizaje sobre la oración y la vida espiritual inclinaron la balanza a favor de tomar los hábitos. Sin embargo, una enfermedad la hizo abandonar el convento a los dieciocho meses y retornar al hogar paterno donde vivió unos tres años. Para entonces era ya tan fuerte su determinación de hacerse religiosa que, ante la negativa de su padre, en 1535  huyó de su casa para entrar en el carmelo de la Encarnación de Ávila y profesar en 1537.

Al año siguiente empezó a sufrir una serie de crisis de desmayos y ataques al corazón. El 15 de agosto de 1539 cayó en un coma tan profundo que la dieron por muerta durante cuatro días. Debió guardar reposo durante tres años hasta que en 1542 logró reanudar la vida conventual. En aquel momento ya le interesaban los libros de contemplación religiosa como el Tercer abecedario espiritual de Francisco de Osuna, haciendo suya la técnica del recogimiento y la práctica de la oración mental o espiritual.

Otro duro golpe la aguardaba puesto que un año más tarde moría su padre. Las circunstancias vitales de la madre Teresa habían forjado en ella una personalidad resiliente que hubo de enfrentarse a las limitaciones de ser mujer, monja, mística, hija de mercaderes, familia de conversos, además del hecho de perder a su madre prematuramente,  y a la soledad que le produjo la marcha de sus hermanos a las Indias. A partir de 1555 empezó a llevar una vida espiritual más estricta a través de la oración contemplativa y la meditación que la llevaba a un estado de quietud y sosiego.

Pocos meses después de que el inquisidor Fernando de Valdés publicara, en 1559, el Índice de libros prohibidos que la obligó a quemar sus libros en romance, incluidos los espirituales, la madre Teresa, que toda su vida había sido una gran lectora, tuvo su primera "visión intelectual" de Cristo que le decía “No tengas pena, que Yo te daré libro vivo”.

Al aumentar sus experiencias místicas tuvo que enfrentarse con la censura de confesores y teólogos,   que tenían prevenciones sobre las mujeres contemplativas.  El  Libro de la vida surgió precisamente como una justificación que buscaba el refrendo de sus confesores y de la Inquisición a causa de ese tipo de vivencias. En el S.XVI nadie en la literatura española ni europea, había intentado hablar de sus profundas experiencias en relación a lo que sentía su alma.

Hacia finales de 1560, junto a un grupo de monjas,  emprendió la reforma la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo con la intención de que observase las reglas originales. La madre Teresa era una mujer inteligente, dinámica y seductora que supo moverse bien entre la aristocracia y la burguesía con el fin de conseguir el dinero para sus fundaciones.

 

En 1567 conoció en Medina del Campo a un  joven Fray Juan de la Cruz, recién ordenado sacerdote, al que convenció para iniciar la reforma de los carmelitas descalzos en su versión masculina. No tardaron en surgir rumores y desconfianzas contra los viajes y actividades fundadoras de ambos, hasta el punto de que Fray Juan de la Cruz fue apresado. Por su lado, la madre Teresa sufrió las delaciones de la princesa de Éboli que denunció su Libro de vida ante la Inquisición por contener doctrina peligrosa.

En el transcurso de veinte años fundó quince Carmelos, en los que hizo realidad la reforma de la Orden basada en la contemplación, la lectura espiritual, el ayuno, la abstinencia de carne, la renuncia de rentas y la práctica del silencio.

A lo largo de su vida dejó una obra literaria importante, llegando a escribir 437 episodios, obras místicas y numerosos poemas, cantares y villancicos. Destacan cuatro grandes libros: Libro de Vida, Las Moradas, Camino de perfección y Fundaciones. Su obra fue reconocida por grandes intelectuales de la época como Fray Luis de León, que preparó la edición de sus libros.  En ocasiones hubo de enfrentarse a la censura, como ocurrió con la primera versión de Camino de perfección, considerado por algunos como un manifiesto prefeminista, un escrito dirigido a las monjas para animarlas a orar y que fue rechazado por hacer apología de la mujer, “no hay virtud de mujer que no se tenga por sospechosa” opinaba ella. Su obra, junto a la de San Juan de la Cruz, se considera el punto álgido de la mística cristiana.

Murió en Alba de Tormes el cuatro de octubre de 1582. Fue beatificada en 1614, canonizada en 1622 y proclamada Doctora de la Iglesia en 1970, nunca antes se había otorgado tal distinción a una mujer.

Su imagen preside uno de los once medallones situados en la fachada principal de la Biblioteca Nacional de España, junto a los grandes del Siglo de Oro.

 

(Servicio de Información Bibliográfica)

 

LEER TEXTO COMPLETO
OCULTAR TEXTO

Cronología

1515

Nace en Ávila el 28 de marzo.

1531

Ingresa como doncella en el Convento de Santa María de Gracias en Ávila.

1535

Huye de su casa y entra en el Carmelo de la Encarnación, en Ávila. Profesa el tres de noviembre de 1537.

1553

Muere su padre Alonso Sánchez de Cepeda.

1562

Fundación del primer Carmelo reformado: San José de Ávila. Fundará otros 14 hasta 1582.

1527

Muerte de su madre, Beatriz de Ahumada.

1532

Enferma y abandona el convento.

1542

Se recupera de una larga enfermedad.

1559

Tiene la primera visión intelectual de Cristo.

1582

Muere en Alba de Tormes el cuatro de octubre.