Una pausa en mitad de la tormenta: evaluar la funcionalidad del fondo de consulta en sala de la biblioteca de cara al futuro post-pandémico

Una pausa en mitad de la tormenta: evaluar la funcionalidad del fondo de consulta en sala de la biblioteca de cara al futuro post-pandémico
20 de Enero, 2022

Pausing in the middle of the storm: Assessing functionality of the library reserve collection for the post-pandemic future

Maria Kiriakova

Journal of access services, ISSN 1536-7975, Vol. 18, n. 3, 2021, p. 184-211

Al analizar los resultados de la encuesta y la experiencia de la biblioteca del John Jay College (JJC) durante el confinamiento por el COVID-19, llegamos a la conclusión de que, a pesar de muchas dificultades, la biblioteca actuó correctamente al proporcionar a los estudiantes las lecturas requeridas a lo largo de ese difícil período. La política de adquisiciones del fondo de consulta se flexibilizó y algunos de los libros de texto que no se habrían adquirido de otro modo se compraron en formato electrónico, con la modalidad de acceso multiusuario en muchos de los casos. Se incrementó el gasto en libros electrónicos y los servicios del Departamento de Préstamo Interbibliotecario proporcionaron, si no el texto completo de los libros electrónicos solicitados, al menos parte de su contenido a estudiantes de todos los niveles, de grado y posgrado, así como al profesorado.

En cuanto al futuro, incluso teniendo en cuenta los planes de la City University of New York (CUNY) de permitir gradualmente la vuelta presencial de los estudiantes al campus del JJC y a la biblioteca en el semestre de otoño de 2021, los esfuerzos de la biblioteca por mantener el nivel anterior de inversión en los fondos de consulta impresos irán disminuyendo. La realidad cambiante acrecienta las expectativas de que la biblioteca ofrezca cada vez más contenidos en formato digital con el fin de que los usuarios puedan acceder a ellos de forma remota. Los presupuestos bibliotecarios destinan la mayor parte de sus fondos a los recursos electrónicos; los libros impresos no se están extinguiendo, si bien no es el formato principal que se va a continuar empleando para las lecturas obligatorias a las que necesita acceder simultáneamente un grupo numeroso de estudiantes. Creemos que la biblioteca del JJC debería centrarse en colaborar con el profesorado para encontrar recursos alternativos ya disponibles en formato digital en la biblioteca para adaptar el programa de estudios, ayudándolos a identificar recursos educativos alternativos (AER) que enlacen con el texto completo del contenido con licencia de la biblioteca, animarlos a adoptar recursos educativos en abierto (OER) existentes o ayudarlos a solicitar subvenciones para crearlos ellos mismos. Tal vez no vaciemos completamente la sala de consulta de material impreso en los próximos años académicos, aunque esta es la dirección en la que se mueve la biblioteca del JJC. Las investigaciones futuras deberían concentrarse en el análisis de las lecturas obligatorias para las propuestas de nuevos cursos y en la revisión de las clases ya establecidas en el JJC, así como en las expectativas del profesorado para la adquisición de fondos de consulta que apoyen los planes de estudio de la universidad.

Traducción de la introducción de la publicación

https://doi.org/10.1080/15367967.2021.1950541

Comentarios

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.